Buscar

Las expectativas sobre el sexo del bebé

Hola de nuevo, en este espacio quiero hablarte de las expectativas que tenemos los padres sobre el sexo de bebé cuando estamos embarazados.


Sin lugar a duda no les sucede a todos por igual, pero quiero contarte mi historia y como lo viví, en este embarazo a los 40 años.


Cuando llega el momento, alrededor del cuarto mes de embarazo, suelen haber creadas ciertas expectativas e incluso deseos con respecto al sexo del bebé y en algunas ocasiones, la noticia no es la esperada. Algunos padres, convencidos de que viene un niño o una niña, más allá de vivir ese momento con alegría salen tristes y decepcionados de la consulta del ginecólogo.


Esto ultimo me paso a mi, muy cerca del 4 mes aproximadamente en la consulta ginecológica nos comento nuestro medico que esperábamos otro varón, mi respuesta interna y externa fue un poco de desilusión y al mismo tiempo de culpa por que no era una niña, Gustavo contento porque tendría otro hermano y su papá con aceptación porque piensa que los niños son mas prácticos para la crianza.


Me costo un día procesar la noticia, la verdad es que no soy tan aprensiva, pero en el fondo deseaba que fuese una niña y esto esta relacionado a mis creencias limitantes, expectativas e ideas, espero que no me juzgues, por supuesto que mi deseo esta centrado en poder traer a este mundo a un bebé sano y fuerte, , pero quería poder criar a una hija pues la experiencia de ser madre de un niño ya la conocía entre otras ideas insisto limitantes que rondan en mi cabeza.


Sin embargo, en el siguiente mes, recibí una noticia que me hizo llorar de felicidad en plena consulta con el medico, al revisar en el ultrasonido nos comento que era una niña, obvio lo dude, ya que el mes pasado había hecho otra aseveración, me puse feliz y entusiasmada, pero pre-ocupada saque cita con otro ginecólogo y fuimos todos a otra opinión, el segundo especialista nos confirmo el sexo y estuve feliz, sigo feliz desde entonces.


De antemano, se que no a todas las parejas les pasa como a nosotros, derivado de esto te cuento que cuantos mayores sean las expectativas, más ilusión y motivación se haya puesto en el recibimiento de un sexo concreto para nuestro bebé, mayor también será el sentimiento de decepción y por ende la culpa.


Algunos padres, por diferentes motivos, desarrollan un fuerte vínculo con el bebé imaginado, en mi caso hasta nombre tenia la niña, en el que lo visualizan claramente como un varón o una mujer. Todos sus pensamientos, ilusiones y planes son hechos para ese niñito o niñita fruto de su fantasía, no es difícil que si se rompen tales expectativas se sienta una gran desilusión y sentimiento de vacío por la pérdida del hijo imaginado incluso en mi caso experimente mucha culpa y mal-estar por sentirme así, de hecho en pocos días compre algunas cositas de bebé para tratar de compensar esa osadía y le pusimos el nombre de Leonardo para comenzar a llamarlo por su nombre, ya te imaginaras como me fue cuando supe que era una niña.


Por lo anterior si tu estas pasando por una experiencia de este tipo, y te identificas con estas líneas te sugiero que para evitar impactos traumáticos en los padres, con las consecuencias de ello en la crianza de los niños, es importante esperar al bebé como un ser único, amado tal como sea y no desarrollar expectativas más allá de que venga al mundo rebosante de salud que a estas alturas de la vida es un regalo maravilloso y sin precio.


Ser padres, es un regalo maravilloso de la naturaleza, el amor sano hacia un hijo no debe ser condicionado de ninguna forma y al mismo tiempo te sugiero como yo misma lo hice explorar en tus propias ideas, cuestionarte tus expectativas y ser buenos consigo mismos.



30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo